Tarta de queso con arándanos

Una suave y rica tarta de queso adornada con arándanos frescos y frambuesas, tan buena que querrás repetir una y otra vez. ¿A qué esperas para probarla?

Receta de tarta de queso con arándanos

Ingredientes para preparar tarta de queso con arándanos

  • 600 gr. de queso en crema
  • 400 ml. de nata líquida para montar
  • 250 gr. de mermelada de arándanos
  • 180 gr. de galleta María
  • 85 gr. de gelatina de limón
  • 70 gr. de mantequilla
  • 5 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 vaso de agua
  • Para decorar:
  • Hojas de menta
  • Arándanos frescos
  • Frambuesas

¿Cómo preparar tarta de queso con arándanos?

  • Para la base de galletas:
  • Para hacer la base de galletas de nuestra tarta de queso con arándanos, comenzaremos por triturar las galletas. Una vez que la galleta esté bien molida, le añadiremos la mantequilla derretida. Remueve bien hasta para que se mezclen estos dos ingredientes.
  • Tenemos que echar la mezcla en un molde desmontable, donde elaboraremos la tarta de queso con arándanos. Extiende bien la masa de galletas por toda la superficie y métela en el frigorífico para que se endurezca, mientras continuamos con la preparación de nuestro postre.
  • Para hacer la crema de queso:
  • Continuaremos la preparación de la tarta de queso con arándanos, elaborando la crema de queso. Para ello, en un bol vamos a mezclar el azúcar con la nata y el queso en crema. Removeremos hasta que quede todo bien diluido. Caliente un vaso de agua y viértelo sobre la gelatina. Removemos para su correcta disolución, y cuando se enfríe un poco, lo añadiremos a la crema de queso, sin dejar de remover.
  • Tomamos el molde en el que vamos a hacer la tarta de queso con arándanos y vertemos, sobre la base de galletas, la crema de queso. De nuevo, lo introducimos en la nevera, mientras hacemos la cobertura.
  • Para la cobertura:
  • Para preparar la cobertura de la tarta de arándanos, añadiremos un poco de agua caliente sobre la mermelada de arandanos. De esta forma no quedará tan espesa y podemos trabajar con ella más cómodamente.
  • Echa la mermelada de frutas sobre la tarta y extiéndela de forma uniforme, por toda su superficie. De nuevo, guarda en el frigorífico hasta el momento de servir.
  • A la hora de servir la tarta de queso con arándanos, echaremos una porción de tarta en cada plato, añadimos algunos arándanos frescos, unas frambuesas y unas hojitas de menta para decorar.
  • Foto orientativa: Lori L. Stalteri